DZIDZANTÚN, Yucatán, martes 15/10/19.- El polémico alcalde Ismael Aguilar Puc pasó de #LordFotografía a “LordEspía”, ya que mandó a instalar un “keylogger” para espiar a los empleados de la Comuna.

Nuestro denunciante indicó que el director de publicidad Moisés Uicab, es el encargado de monitorea todas las conversaciones “escritas” de empleados, secretarias, policías y funcionarios del ayuntamiento, para poder detectar quien mal habla del alcalde.

Nuestro informante indicó que, por medio de este keylogger se logró identificar y dar de baja al ex comandante Zapata, como uno de los policías más corruptos de la corporación, ya que cobraba “bisnes y moches” a cantineros, clandestinos y traficantes furtivos, del pueblo y del puerto de Santa Clara.

De la misma manera, nuestro informante, quien pidió el anonimato, indicó que el alcalde puede saber a través de este keylogger, quien saca información en su contra, como fotografías a detenidos arbitrariamente, quienes son sometidos a golpes dentro de las cárceles municipales o de ciudadanos a los que se les ha negado la ayuda, cuando van a solicitar al edil algún apoyo.

Al parecer, la fuerte inversión económica de la contratación de Martín Guadalupe Estrada Sánchez (a) “Zaquinga”, ex director de la policía cibernética de la SSP, rindió frutos para el #LordEspía, ya que cumplió con el compromiso de monitorear a varias cuentas de Facebook que daban a conocer las irregularidades del polémico alcalde.

Ciudadanos del pueblo se preguntan dónde acabaron las cuentas de Facebook  como “A Pelo Suelto Con Lupe Pelos”,  “Keko Torres”, “Elsa borin de mango” que daban a conocer muchas irregularidades y arbitrariedades que el alcalde Aguilar Puc cometía contra los ciudadanos.

“Quizás las cuentas de Facebook eran operadas por panistas o simplemente empleados honestos del ayuntamiento, que no comulgaban con las arbitrariedades contra los ciudadanos”, indicó nuestro informante, quien agregó que a lo mejor abandonaron las cuentas por miedo de que sus teléfonos fueran intervenidos.

Borre mi plática, borre mi plática, palabras que nuestro informante escribió ante el temor de que sea descubierto al denunciar públicamente, lo que de ser cierto podría ser considerado un delito de espionaje informático el cual encaja, en el Código Penal.

“El espionaje informático, considerado un delito, es cuando un sujeto accede sin consentimiento a los datos de otra persona cometiendo una acción delictiva, el cual se puede encontrar en el Título X del Código Penal Delitos contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio, en su Capítulo Primero del delito del descubrimiento y revelación de secretos.

En su primer artículo 197 reza: «El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses.» Refiriéndose a elementos como las cartas, o incluso los emails impresos.

El keylogger es un programa que realizan un seguimiento y registran cada tecla que se pulsa en una computadora, o dispositivo móvil, a menudo sin el permiso, ni el conocimiento del usuario, basado en hardware o software, herramienta ilícita de control utilizado mayormente con fines delictivos.

El keylogger son un spyware malicioso que se usa para capturar información confidencial, como contraseñas o información financiera que posteriormente se envía a terceros para su explotación con fines delictivos.