chicxuCHICXULUB PUERTO.- La fiesta en honor de Nuestra Señora de la Asunción concluyó ayer sábado con la tradicional procesión marítima, en la que participaron vecinos y temporadstas, y una misa en el muelle de pescadores. En la procesión en el mar participaron 70 lanchas ribereñas y yates.
Las actividades se iniciaron a las 5 de la mañana, cuando los feligreses, acompañados del Mariachi Tapatío, le cantaron “Las Mañanitas” a la patrona del puerto. Luego, como es tradición, los custodios cargaron a la venerada imagen para llevarla a la playa.
El presbítero Lorenzo Mex Jiménez, párroco de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, encabezó el recorrido por la comisaría y la imagen presidió la procesión marítima a bordo de la lancha Nazareth.
Pescadores suspendieron labores en la captura del pulpo para participar en la procesión en el mar, que ayer cumplió 45 años de realizarse de manera ininterrumpida.
Aproximadamente viajaron 700 personas, entre adultos, jóvenes y niños de este puerto y visitantes que llegaron de Mérida y de pueblos vecinos. Algunos pasaron la noche en el baile popular y después se trasladaron a la playa para la procesión.
Al paseo marino se sumaron 10 embarcaciones de recreo en las cuales viajaron familias que se encuentran de vacaciones en sus casas de la playa.
Una lancha de la Capitanía de Puerto se mantuvo en vigilancia para prestar auxilio en caso de que fuera necesario, pero todo transcurrió con tranquilidad.
La procesión duró una hora. Minutos antes de las 7 a.m. arribaron las lanchas y trasladaron a la venerada imagen hasta el altar colocado en el muelle de pescadores, donde el sacerdote Mex Jiménez ofició una misa en la que par-ticiparon 2,000 personas.
En la misa, el párroco habló de las virtudes de la Virgen María, “su fe fue para toda la vida y fue premiada con su asunción al cielo y ella, como la madre de todos los humanos, también quiere que algún día estemos en el paraíso”.