Mala respuesta a la descacharrización, por hacerse en domingo

294
La gente no participó en la descacharrización en este domingo. (grillo porteño)
La gente no participó en la descacharrización en este domingo. (grillo porteño)

PROGRESO.- Con tres semanas de atraso y con una aparente mala planeación, ayer domingo comenzó la campaña de descacharrización con malos resultados, ya que poca gente sacó sus cacharros, porque es día de descanso y muchos se desvelaron el sábado.
La participación de la gente en la campaña fue poca, de las colonias donde se puso en marcha ese programa, que tuvo como objetivo acabar con los criaderos del mosco transmisor del dengue.
Oscar Romo Cárdenas y Felipa Matos Tejero, vecinos de la calle 35 entre 64 y 56 de la colonia Francisco I. Madero, dijeron que el domingo es un día inapropiado para esa campaña, ya que quienes consideran que la campaña de descacharrización debió hacerse en sábado.
“En domingo la mayoría de las familias despierta tarde, pues muchos acuden a la feria del malecón y se acuestan a dormir en la madrugada”, indicó Felipa Matos.
En la calle donde vive Felipa Matos sólo en tres casas de las 20 que hay sacaron sus cacharros, de los cuales una sacó cinco bolsas de basura; otra sacó cuatro envases de caguamas.
En la calle 58 entre 35 y 37, unos vecinos aprovecharon para que se llevaran muebles viejos que fueron cargados en uno de los siete volquetes que se usaron para la descacharrización, que se inició a las 8:30 de la mañana.
La campaña de descacharrización que realizó el Ayuntamiento tiene como objetivo destruir los criaderos del mosco transmisor del dengue, explicó Javier Couoh Jiménez, director municipal de Ecología.
Abundó que se determinó emprender la campaña en la colonia Francisco I. Madero, desde la calle 78 del Centro hasta la 46 y de la calle 33 hasta la 41, abarcando dos fraccionamientos y la orilla del canal de la ciénaga, aunque sólo se atendieron casas.
En la jornada de ayer, que concluyó al mediodía se cubrieron 100 manzanas y participaron 60 personas, entre personal de Obras Públicas, Ecología y un grupo de estudiantes del Instituto Tecnológico Superior Progreso, quienes pasaron por las casas para avisar de la descacharrización para que los vecinos sacaran sus cacharros, pero la respuesta de las familias fue baja.